Cancelar
 Derecho Penal Medioambiental

La protección del medioambiente recibe en las sociedades avanzadas un interés legislativo y social indiscutible, lo que fundamenta la criminalización de conductas que en ocasiones son ajenas incluso al propio sentir de los ciudadanos. En nuestro derecho penal se tipifican conductas tales como las emisiones, vertidos, radiaciones, extracciones, excavaciones, ruidos, vibraciones o depósitos en la [...]

Derecho Penal Medioambiental

La protección del medioambiente recibe en las sociedades avanzadas un interés legislativo y social indiscutible, lo que fundamenta la criminalización de conductas que en ocasiones son ajenas incluso al propio sentir de los ciudadanos. En nuestro derecho penal se tipifican conductas tales como las emisiones, vertidos, radiaciones, extracciones, excavaciones, ruidos, vibraciones o depósitos en la atmósfera, suelo, subsuelo, o aguas terrestres, marinas o subterráneas, con incidencia y perjuicio grave del equilibrio de los sistemas naturales, y en contravención de la normativa medioambiental vigente.

Junto a ellas, otros supuestos más concretos, como los casos de peligro para la vida y salud de las personas, los vertederos ilegales tóxicos o peligrosos para el equilibrio natural o para la salud de las personas, la emisión de informes favorables a la concesión de licencias manifiesta ilegales o que silenciasen infracciones de normas en esta materia, la resolución o el voto favorable a la concesión de tales licencias, el daño de elementos esenciales de espacios protegidos, la destrucción de habitats de flora amenazada, la recolección, tala, arranque, quema, corte o tráfico de la misma, introducción de flora o fauna no autóctona en perjuicio del equilibrio biológico, caza o pesca de especies amenazadas, modalidades de caza o pesca prohibidas, el maltrato de animales domésticos, incendios y otros riesgos.

ESTUDIO LEGAL FORO DE EUROPA, por la amplia experiencia de José Lozano en tales asuntos, puede asesorar y defender a empresas y particulares denunciados por el SEPRONA, las confederaciones hidrográficas, y demás organismos de control y prevención de las infracciones medioambientales, o ejercer acciones penales contra empresas contaminantes.